Acerca de SinergiaCRM

De SinergiaCRM
Saltar a: navegación, buscar

Justificación

Las entidades no lucrativas en general definen en sus misiones la voluntad de transformar la realidad para hacerla más armónica con una determinada concepción de la persona humana, de la sociedad y del medio natural. Las vías por las que pretenden alcanzar estos objetivos son múltiples (sensibilización, educación, incidencia política, etc.) pero en todos los casos se produce la necesidad de implicar a un número importante -y creciente- de personas y organizaciones de perfil diverso. Esta necesidad de relacionarse y establecer complicidades también es del todo relevante en otros aspectos tan estratégicos como la captación de fondos, la gestión del voluntariado o la realización de todo tipo de proyectos y actuaciones.

Por tanto, cualquier organización que quiera alcanzar determinado nivel de impacto social en su actuación hará bien en desarrollar una cultura interna de gestión de la información que la ayude a sistematizar y potenciar la vinculación con su base social y, por extensión, con el resto de interlocutores con los que se relaciona.

El desarrollo de esta cultura provoca cambios en las dinámicas de trabajo en aquellas entidades que tradicionalmente han considerado y visualizado la base social de forma fragmentada en función de con qué departamento o función debía tener contacto.

Esta visión dispersa ha generado no sólo ineficiencias diversas, sino que también ha supuesto importantes costes de oportunidad para las organizaciones, incapaces de detectar y potenciar el valor oculto en sus bases sociales más allá de la evidencia. Por eso la nueva cultura de gestión debe ayudar a construir una visión lo más completa e integrada posible de cada individuo con quien la entidad se relaciona, intentando hacer aflorar el talento y el potencial escondidos.

Un factor de éxito importante en este camino tiene que ver con las herramientas utilizadas para gestionar la información. Todavía hoy hay bastantes entidades que la almacenan en hojas de cálculo, probablemente el punto de partida más habitual. Pero ésta no es una buena opción porque sólo permite una estructuración muy débil y una explotación muy limitada.

El siguiente paso suele consistir en la adopción de alguna aplicación más o menos comercial de gestión de socios o el desarrollo de una base de datos a medida. Esto ya supone un gran salto adelante para que la información sea mucho más rica y esté estructurada de tal manera que permita una buena explotación posterior. Estos sistemas, sin embargo, suelen tener también algunas limitaciones: enfoque a públicos muy concretos, necesidad de exportar datos frecuentemente (por ejemplo, para la realización de envíos electrónicos), acceso limitado a la sede física donde está el ordenador que aloja la aplicación, etc.

Para intentar superar estos obstáculos, cada vez hay más organizaciones que apuestan por dotarse de herramientas CRM (del inglés Customer Relationship Management). De su orientación inicial a las empresas, los CRM también han evolucionado para ofrecer soluciones específicas a las organizaciones del tercer sector. Así, en el mundo anglosajón, se ha rebautizado este tipo de software como Constituent Relationship Management, respetando el acrónimo inicial. Podríamos traducirlo, en nuestro caso, por Gestión de las Relaciones con la Base Social. Estas herramientas integran todo el proceso de trabajo, desde la grabación de los datos identificativos y de contacto hasta la gestión completa de las comunicaciones electrónicas, pasando por el historial de relación (colaboraciones de todo tipo, participación en actividades, voluntariado, órganos de gobierno, etc.) o de aportaciones económicas.

Actualmente se dispone de muchas aplicaciones de este tipo basadas en web, de manera que el acceso a los datos puede ser ubicuo y permanente, aportando un valor extra a la eficacia y la eficiencia organizativas.


Solución tecnológica

SinergiaCRM se ha desarrollado sobre SugarCRM Community Edition. La elección de SugarCRM como sistema base se ha hecho de acuerdo con dos de las condiciones que determinaban la idea original del proyecto: la utilización de software libre y la adopción de herramientas con un alto grado de flexibilidad. Ambos aspectos contribuyen a ofrecer a las entidades un escenario de partida potente y al mismo tiempo una importante capacidad de evolución y crecimiento a medio y largo plazo. Todo ello fundamentado en el principio de soberanía tecnológica y reforzado por la existencia de una numerosa y activa comunidad de usuarios y desarrolladores.


Volver al índice